Cómo trascender el mito de la iluminación

Por Jeff Carreira

 

¿Qué es el mito de la iluminación?

El mito de la iluminación se refiere a cualquier creencia que alberguemos respecto de la existencia de algo llamado “despertar” que suponemos va a suceder en el futuro. La manera en que podemos trascender el mito de la iluminación es mediante la aceptación de que ya estamos despiertos ahora mismo, exactamente como están dadas las cosas.

Esto es posible y muy difícil de lograr.

El gran desafío que enfrentamos es que tendemos a sentir que necesitamos evidencia para probar que estamos despiertos antes de poder aceptarlo. Nos resulta imposible asumir el hecho de que estamos despiertos ahora porque siempre estamos exigiendo evidencia para probarlo.

Nuestras creencias sobre la iluminación

Casi todos nosotros hemos desarrollado ideas sobre cómo creemos que debería sentirse una conciencia iluminada y sobre qué es una experiencia del despertar. Por lo tanto, comparamos cualquier experiencia que estamos teniendo contra las ideas preexistentes para determinar si estamos despiertos o no. Si estamos teniendo una experiencia que consideramos debe tener una persona iluminada, recién entonces creeremos que estamos despiertos porque tendremos la prueba de ello.

Ocasionalmente, a todos nos llega este tipo de evidencias. Tenemos una experiencia – y dicho sea de paso nunca es lo que estábamos anticipando – pero la experiencia es tan grande que nos catapulta hacia el reconocimiento directo de la verdad respecto de quiénes somos.

La evidencia y la iluminación

Si nos topamos con alguien en el momento en que está atravesando este tipo de experiencia, esa persona no tendrá dificultades en aceptar que está iluminada. Esta experiencia hace que sea una obviedad para quien la atraviesa. El desafío llega cuando la fantasía se disuelve, y esto sucede inevitablemente. Cuando ya no estamos viviendo esa experiencia, ¿qué pasa? La mayoría de las personas a las que les sucede llegan a la conclusión de que ya no están iluminadas.

Una de las presunciones más arraigadas dentro del paradigma actual es que tenemos que tener pruebas para saber qué es verdad. Una de las marcas más distintivas de la ciencia es que está basada en la evidencia. Las conclusiones de la ciencia no son solamente conclusiones lógicas, son conclusiones lógicas basadas en la evidencia. Se ha recolectado la evidencia, se han analizado los datos, se han hecho las observaciones y se han realizado los experimentos. Lo que hace que las conclusiones de la ciencia sean fidedignas es que están basadas en la evidencia y por lo tanto pueden ser verificadas.

Esto funciona bien para la ciencia. También funciona adecuadamente para el sistema judicial. Cuando se intenta llegar a la verdad en un tribunal, las dos partes, con puntos de vista opuestos, presentan al juez sus pruebas y el juez decide quién cuenta con la evidencia más convincente.

Es decir que dentro de nuestro paradigma cultural, es natural presuponer que la verdad debe ser respaldada con evidencia. Por lo tanto, en nuestra vida espiritual, nos encontramos queriendo probar que estamos iluminados.

Lo que revela el estar despiertos

La revelación fulminante del despertar, sin embargo, es que quienes somos ahora mismo, con la experiencia exacta que estamos teniendo en el presente, ya constituye una experiencia iluminada. El despertar no es una experiencia verificable diferente de la experiencia que estamos teniendo en este instante. El hecho de estar despierto no significa que seamos perfectos. Tampoco significa que hemos llegado al fin de nuestros hábitos kármicos o que hemos terminado con nuestros impulsos más bajos. Quiere decir que la conciencia que registra esas cosas ya está iluminada – y es quienes somos.

Cuando nos perdemos en el mito de la iluminación, caemos en la presunción de que tenemos que mirar en otra parte para encontrar el despertar. Salvo que estemos en medio de una absoluta revelación espiritual, presuponemos que la experiencia que estamos teniendo no es iluminada. Trascender el mito de la iluminación significa darnos cuenta de que esto es lo que existe. Sea cual fuere la experiencia que estemos teniendo, aun cuando sintamos que es poco iluminada, incluso cuando nos encontramos buscando la iluminación en otra parte, sigue siendo lo que existe. La conciencia que está consciente siempre está iluminada y siempre es nuestra verdadera identidad.

Inclusión Radical

Hace unos años, escribí un libro corto llamado Radical Inclusivity en el cual el mensaje era que absolutamente nada de lo que podamos experimentar quedaría excluido del estar iluminados. Todo está incluido. Siempre existe la conciencia despierta que está consciente de cada experiencia que podamos tener – no importa cuál sea esa experiencia,  y no importa cuán poco iluminada te pueda resultar. Mientras tengamos dudas sobre esto, mientras exista una parte nuestra que crea que la conciencia iluminada debe existir bajo alguna forma específica de conciencia, mientras sostengamos la noción de que es posible tener cualquier experiencia que no sea iluminada, nunca vamos a dejar de evaluar la experiencia que estamos teniendo. Nunca quedaremos libres de la incertidumbre.

La idea de estar iluminados versus no estar iluminados no es una manera útil de pensar. La conciencia que está consciente de nosotros en los días más claros, inspirados, brillantes y bellos no está más despierta que la conciencia que tenemos de nosotros mismos en los días en que estamos más tristes, equivocados y confundidos. La conciencia iluminada está despierta por igual en ambos casos.

Si seguimos ocupados en tratar de decidir si la experiencia que estamos teniendo es iluminada o no, es porque estamos identificados con la experiencia que estamos teniendo y no con el despertar que es consciente de esa experiencia. El gran salto es no seguir identificándonos con la experiencia que estamos teniendo, sino identificarnos solamente con la consciencia que siempre despierta a cada experiencia que posiblemente pueda surgir.

Jeff Carreira

 

 

 

Te recomendamos otras notas o videos:

Maestros iluminados comparten su despertar espiritual

¿Para qué sirve meditar?

Share

Dejar un comentario