¿Cómo encontrar tu propósito en el trabajo?

¿Te gusta tu trabajo o es solo una manera de generar plata? ¿Hay alguna forma de mejorar tu situación laboral sin cambiar de trabajo? Por suerte sí, se ha estudiado bastante el tema de la motivación y del propósito en las últimas décadas. Compartimos abajo ideas para que tu trabajo esté ligado a tu propósito de vida.

Tal vez la idolatría que despiertan actores, cantantes y jugadores de fútbol, refleja que a todos nos gustaría estar en ese lugar porque ellos tienen un trabajo que aman hacer. Aspiramos a hacer lo que nos gusta en la vida y que nos paguen por ello. Los afortunados tienen trabajos que los enorgullecen pero a otros les cuesta encontrar un propósito que justifique levantarse todos los días para ir a trabajar.

¿Cómo hacer para encontrar el propósito en el trabajo que hacemos en el mundo? Como sucede en todos los ámbitos: interviene la conciencia.

Según escribe John Coleman en el Harvard Business Review, la clave está en cambiar la forma en que pensamos sobre nuestro trabajo.

Es posible “dotar de propósito al trabajo en forma consciente”, según Coleman, sin importar qué profesión u oficio tengamos.

Las claves son:

  • Conectar nuestro trabajo a la idea de servicio

Todos servimos a alguien a través de nuestro trabajo. Desde el empleado bancario que nos atiende hasta los recolectores de basura, que sirven a toda la comunidad, sería impensable nuestra vida diaria sin la cooperación de estos trabajadores. No hace falta ser parte de médicos sin fronteras para ayudar a los demás. El problema es que muchos no conectan conscientemente su labor con el servicio hacia su familia, su comunidad y su país.

  • Es posible crear nuestro trabajo y que sea un arte

El término “job crafting”, acuñado por una profesora de Yale, se puede traducir como “creación de nuestro oficio”. Se refiere a lo que podemos lograr dentro del espacio de libertad inherente a cada puesto de trabajo. Es posible inventar nuestras tareas en los detalles. Por ejemplo, el caso de una enfermera que amaba la decoración y se ocupó de los cuadros y objetos de arte de su hospital.

La búsqueda de la excelencia, cuando es en servicio de los demás, hace posible que adaptemos nuestro trabajo para que exprese nuestro propósito. Podemos reformatear los roles según nuestros valores para manifestar nuestras pasiones y nuestras fortalezas. Es agregarle a las tareas que ejercemos un propósito, lo cual no impide que cumplamos con el trabajo designado.

  • Invertir en relaciones positivas

Si bien no podemos elegir a las personas que trabajan con nosotros cuando estamos en relación de dependencia, es importante tener en cuenta que las relaciones en el trabajo son cruciales porque tiñen nuestras experiencias diarias. Podemos establecer vínculos positivos con los demás en forma consciente. Si hay algún empleado nuevo, por ejemplo, podemos darle una mano para facilitar su integración. También se pueden organizar eventos fuera del horario de trabajo para que todos los colegas se conozcan mejor. El esfuerzo por conocer las fortalezas y los gustos de los que trabajan con nosotros puede resultar en un ambiente más positivo y amable para todos.

  • Recordar para qué trabajamos

La mayoría de nosotros no puede darse el lujo de trabajar solamente por diversión, tenemos que generar dinero para pagar las cuentas. Pero si pensamos que esto lo hacemos para nuestra familia, para apoyar distintas organizaciones en las que creemos, o para generar trabajo para otros, el propósito cobra mayor relevancia. Se trata de conectar lo personal con lo comunitario y con el mundo si ampliamos la mirada.

Resulta más fácil soportar lo más tedioso de nuestro trabajo – toda ocupación tiene una parte más repetitiva o menos gratificante – si asignamos un propósito auténtico a lo que hacemos.

Encontrar nuestro propósito no es una solución mágica, pero sí ayuda a darle sentido a nuestro trabajo. Al tener presente nuestra finalidad, el “para qué” hacemos lo que hacemos, podemos cambiar nuestra lectura de la realidad. Cuando dejamos que las aspiraciones más profundas se manifiesten estamos más cerca de integrar nuestras pasiones con nuestro trabajo.

Share